Cómo emprender un negocio después de los 40

Cómo emprender un negocio después de los 40

Quizá hayas pasado de los 40 o de los 50 y ronde tu cabeza la idea de crear tu propio negocio, bien sea porque es algo que siempre has deseado y por fin te has decidido, o porque tu situación actual o motivos personales te hayan llevado a tomar esta decisión.

Sea por el motivo que sea, en este artículo voy a contarte algunos consejos y planteamientos que debes tener en cuenta para que cambies con éxito el rumbo de tu vida profesional a pesar de las obligaciones económicas o familiares que tengas.

Algunas personas suelen auto sabotearse pensando que a determinadas alturas de su vida ya no es momento para emprender un negocio por sus responsabilidades económicas o familiares, por la falta de tiempo o simplemente por alguna creencia limitante que les impide dar el paso.

Cualquier emprendimiento sea a la edad que sea no es sencillo, pero tampoco es imposible. Requiere dedicación, esfuerzo y formación, tendrás que superar miedos, pero si diseñas de forma inteligente tu negocio, te aportará un crecimiento personal, una flexibilidad y una libertad que sencillamente ‘te enganchará’ y te dará una gran motivación para saltar de la cama cada mañana y continuar haciéndolo crecer y disfrutar de tu actividad profesional.

Sí, quizá el miedo a que no funcione tu idea es mayor por tener la sensación de contar con menos margen de error que si tuvieras 25 0 30 años, puedes pensar que si dedicas 3 años a un negocio que luego no es rentable te encontrarás en una situación más complicada para crear otro o dar marcha atrás en tu proyecto, pero sin embargo, en la madurez cuentas con una serie de ventajas añadidas que van a jugar a tu favor en este aspecto. Te cuento las 4 más importantes para que reflexiones sobre ellas.

1 – Para empezar cuentas con una mayor experiencia y conocimiento de la empresa y los negocios aunque nunca hayas emprendido ninguno, simplemente por tu trayectoria de vida en la que has visto como han triunfado negocios y como han caído. Seguro que has llegado a tus propias conclusiones sobre qué han hecho mal o que les ha hecho triunfar.

2 – Tienes una visión más realista de las cosas y te va a permitir valorar mejor las decisiones que tomes tanto personales como profesionales y conocer su alcance.

3 – Otra ventaja muy importante, es que vas a saber gestionar mejor tu capital inicial y dirigir tus inversiones hacia las metas que te propongas y no consumirlas en otras necesidades menos prioritarias.

4 – Y por último, si el negocio que quieres emprender está relacionado con tu sector, al que te has dedicado durante gran parte de tu carrera profesional, contarás con una experiencia y un conocimiento que te asegurará un enfoque muy acertado y te permitirá emplear más tiempo y energía en aprender otras competencias que necesites.

Masterclass GRATIS

Objetivo: Emprende

Comienza hoy a crear tu negocio online. Descubre si tu idea será rentable, aprende a diferenciarte de tu competencia y conoce las estrategias digitales más efectivas y a tu alcance para conseguir autoridad en Internet, atraer clientes y lograr el éxito en tu actividad.

Una formación gratis a tu medida con la que descubrirás que para vivir de Internet no es necesario saber programar. Más información >>

¿Cuál es tu situación personal?

Puede que hayas decidido emprender un negocio porque te hayas cansado de que tu actual trabajo te absorba toda tu energía y tiempo, o porque te sientas poco valorado o valorada en tu empresa y sepas que puedes dar mucho más al mundo, o simplemente te encuentres en una situación de desempleo y decidas dar el paso porque veas que a partir de cierta edad, cada vez es más complicado que te contraten.

De la situación personal que tengas dependerán muchos factores, como conciliar tu proyecto profesional con tu vida familiar o tu respaldo económico hasta que lances tu actividad y comience a aportarte ingresos, pero tienes que preparar tu mente para emprender y te voy a dar unas claves esenciales que te ayudarán en tu proceso emprendedor.
Vamos allá!!

¿Tienes claro que lo que vas a emprender quieres seguir haciéndolo durante los próximos 5 años?

Te hago esta pregunta para que reflexiones si lo que tienes en mente es buscar lo que se llama comúnmente «un pelotazo» que te aporte dinero rápido, o realmente quieres desarrollar una actividad que además de ingresos económicos te haga crecer personalmente porque sientas que estás aportando valor al mundo y a las personas.
Tienes que sentir orgullo de la actividad que vas a desarrollar para que tu motivación se mantenga en el tiempo y no pierdas tu foco.

Pasarás por muchas fases en las que podrás experimentar en poco tiempo muchas emociones opuestas. Podrás pasar de la euforia de una buena campaña de ventas a la frustración de un mal resultado o decisión en alguna estrategia, de la satisfacción del feedback de clientes contentos agradeciendo tu ayuda o la utilidad de tus servicios o productos, a la indignación por la crítica más injusta de alguien que lo que adquirió, pero no era lo que buscaba o no obtuvo el resultado que esperaba y pone en tela de juicio el valor que aporta tu trabajo. Si solo buscas ingresos rápidos y no crees realmente en el valor que estás aportando, toda esta tormenta de emociones negativas te van a hacer tirar la toalla muy rápidamente, pero si crees en lo que haces, estas emociones podrán ayudarte a mejorar tu servicio, tu producto o tu estrategia.

Tienes que tener claro que emprender puede ser un proceso más o menos rápido, pero consolidar un negocio es un proceso largo que requiere trabajo para hacerlo crecer, perseverancia para perseguir tus objetivos y paciencia para esperar los mejores resultados.

¿Estás pensando en crear un negocio o vas a crear un autoempleo?

Esta pregunta te va a ayudar a definir tu mente empresarial. ¿Qué quiero decir con esto? pues que si tu actividad va a consistir en vender tu tiempo no estarás creando un negocio, estarás creando un autoempleo que te va a alejar bastante de tu meta.

Vender tus servicios por horas o poner precio a tu tiempo de trabajo no te va a permitir escalar tu negocio.

Si quieres ganar más vendiendo tu trabajo por horas, tendrás que trabajar más y eso te supondrá mucho estrés y mucho riesgo.

Ahora te estarás preguntando ¿Entonces que vendo? Tienes que vender valor.

Piensa en servicios o productos que puedas vender como valor y no como tiempo. Los productos digitales como cursos online, ebooks, publicaciones, suscripciones a contenidos, herramientas, etc. es más sencillo venderlos en función del valor que aportan y los beneficios que ofrecen a quien los compra, pero los servicios 1 a 1 personalizados como asesoramiento, consultoría, formación, terapias o cualquier servicio que te implique dedicar tu tiempo, tienen que estar basados en el valor añadido que aporten (como los resultados que garantices, la relación con el cliente, el método que utilices, la garantía que ofrezcas, etc), para que los clientes se centren más en el beneficio que van a obtener y estén dispuestos a pagar más por ellos. Es un gran error que te limites a ofrecer servicios con unas tarifas según mercado en las que solo podrás cobrar según la oferta y la demanda sin importar el valor que aportes a las personas.

Fórmate en las competencias que necesites.

Como siempre digo, aprender sobre la marcha sale muy caro.

Esta clave no necesita demasiada explicación, invierte en conocimiento para conseguir más productividad y criterio. Es probable que en tu sector y en la actividad que vas a desarrollar tengas una gran formación, pero piensa que estamos hablando de un negocio basado en Internet como principal medio de comunicación y ventas, y con toda seguridad necesites conocimientos sobre aspectos importantes que te reportarán bastante beneficio en el mundo online, por ejemplo:

  • Saber cómo comunicar online para poder empatizar con las personas.
  • Técnicas de marketing digital a tu alcance para atraer público a tu web y convertirlos en clientes.
  • Herramientas que te ayudarán aumentar tu productividad.

Es muy probable que determinadas tareas las externalices o las delegues porque sepas que es más importante invertir tu tiempo en otras que aporten más valor a tu actividad, pero necesitas la formación y los conocimientos para saber qué y cómo quieres que te hagan las cosas cuando las delegues.

Tu eres quién mejor conocerá tu negocio y a tus clientes y no debes dejar en manos de terceros las decisiones estratégicas, solo debes dejar la ejecución, pero para poder supervisar con criterio, debes tener conocimientos.
Fórmate!!

 

Define tu plan de acción y no te dejes influir

Define claramente tu foco y tenlo siempre presente. Define el porqué de lo que estás emprendiendo, cuál será tu plan de acción y qué objetivos quieres conseguir.

No pretendas hacer todo a la vez, divide y vencerás! Este es el lema que te permitirá poder abordar cualquier objetivo o proyecto en tu vida por grande y ambicioso que sea. Dividir un objetivo en metas más pequeñas, medibles y establecer plazos para cada una de ellas, te permitirá crear un plan de acción para establecer los pasos necesarios y evitar hacer cosas que te desvíen de tu camino.

Una vez que hayas definido tu foco, no te dejes influir por la cantidad de factores externos que intentarán dispersarte y cambiar tus prioridades sin fundamento.

En tu proceso de formación encontrarás muchas propuestas que te invitarán a cambiar tu tipo de negocio por otro que es tendencia y te aportará ingresos muy rápidos, te inundarán con cientos de estrategias digitales que te prometerán beneficios económicos muy grandes si tener ni siquiera una web y dedicando tres horas a la semanate enfrentarás al postureo de las redes sociales en las que muchas personas o negocios aparentan más de lo que son y de lo que han conseguido, incluso habrá personas que te digan que cómo se te ocurre emprender un negocio a estas alturas de tu vida.

Si tienes claro que quieres cambiar tu rumbo profesional, tienes ilusión y sabes que con tu talento o habilidades puedes ayudar a las personas, emprender tu propio negocio será una de las experiencias más enriquecedoras en tu vida. No es fácil, no es rápido, pero si no tienes miedo a trabajar e inviertes en tu formación, puedes crear un negocio rentable.

Un fuerte abrazo.

Agus MG - Autor de El Universo Emprendedor

Sobre el autor de este post

Soy un emprendedor que cree firmemente que hoy más que nunca, es posible vivir de un negocio online en el que tu talento o habilidad ayude a otras personas.

Después de más de una década creando ideas y negocios en Internet, quiero compartir todos mis conocimientos para que puedas hacer realidad tu proyecto profesional.
AGUS MG

Si te ha gustado o crees que puede ser de utilidad para otras personas, compártelo ;)